Técnica de Estarcido
El estarcido es una técnica muy utilizada tanto en el mundo de la pintura como en la decoración. Sólo debes estampar sobre una hoja valiéndote de plantillas.
Esta técnica artística de decoración consiste en utilizar un dibujo recortado y aplicar pintura a través de dicho recorte, obteniendo de esta manera tus propios dibujos. Para hacer tus plantillas debes recortar en una cartulina o lámina de acetato la imagen de tu agrado.
Puedes realizarlo desde una camiseta u otros tejidos a una pared completa, pasando por azulejos y muebles.
Araprinter quiere mostrarte un mini tutorial para personalizar tus muebles con esta técnica.

Materiales para pintar con estarcido:
Pintura adecuada a la superficie que decores.
Pincel de estarcir (también vale una esponja o un rodillo pequeño).
Plantilla con el diseño que quieras aplicar.
Mueble u objeto para pintar.

Preparación para estarcir:
Como siempre, empieza protegiendo el espacio en el que vas a pintar con un plástico o periódicos para evitar manchar nada. Si tienes mucho cuidado y la superficie es horizontal puedes ahorrártelo, ¡pero si se ensucia el suelo no vale decir que no te lo advertimos! Coge tu plantilla y sujétala sobre la superficie limpia y preparada con cinta de carrocero para que no se mueva. Las plantillas puedes comprarlas o hacerlas tú mismo, pero ten en cuenta que lo mejor es recortarla sobre un material plástico para que no se empapen de pintura y poder reutilizarlas. Si el diseño es único y no tipo mosaico como el que te enseñamos sólo tendrás que aplicarlo una vez, por lo que te valdrá también un cartón, aunque el acabado puede no ser tan perfecto.

Estarcido pasó a paso:
1. Moja el pincel de estarcir o la esponja en el color que quieras sin cargarlo mucho y aplícalo con movimientos rápidos. Debe estar poco húmedo para que la pintura no se salga de los límites, compruébalo antes sobre un papel para evitar manchar el mueble. El pincel de estarcido es redondo y grueso con muchas cerdas, por lo que es perfecto para este trabajo, pero con una esponja también puedes obtener un buen resultado y es muy sencilla de utilizar.

2. Retira la plantilla con cuidado y deja que se seque. Para terminar el mosaico tendrás que volver a colocarla para que encaje con el diseño y volver a repetir el paso una y otra vez hasta que termines todo el área. Con muebles demasiado grandes puede llevarte un tiempo, así que si te gusta este tipo de motivo repetido (y eres de los impacientes) puedes conseguirte varias plantillas iguales para acelerar el trabajo.

3. Termina tu trabajo con una capa de barniz protector y deja que se seque para poder disfrutar de tu obra. De esta manera conseguirás un color sólido y uniforme, pero dependiendo de cómo apliques la pintura puedes darle distintos efectos.

Nuestros estarcidos